15 mayo 2006

Albert, Parte Primera: La Tortilla.



Conocí a Albert por casualidad.

Hace unos domingos, demasiados ya, decidí salir a pasear mi ciudad. Dejé a un José Luís tumbado en el sofá, atareado con su adicción a la papiroflexia.
Me gustan los domingos porque suelen salir a pasear los malditos, los aburridos, los solitarios, las putas, los indecentes, los genios, los tontos, y, casi siempre, puedes esperar las mejores cosas de gentes así.

Recorrí Plaza Nueva, plagada de guiris con cara de “yo me quedaría aquí para siempre”, como si para ellos los lunes no existiesen…
Necesitaba una parada, un alto en el camino, una caña fresquita y un cigarrillo.
En un garito que frecuento a menudo escuché a Edith Piaff, ¿cómo no iba a entrar allí de nuevo? ¿Para qué cambiar de parroquia?

-¿Qué tal Tacones?
-Bien, terminando la semana… Ponme una caña y una tapa que te haga famoso…

Me senté en una banqueta en la esquina de la barra. Crucé mis piernas desnudas como una equilibrista. Aparté un vaso vacío y releí el titular del País que reposaba debajo de unas cuantas aceitunas apeadas de su plato…
No había hecho si no poner el culo e intentar acomodarme, cuando un varón treintón con cara de pocos amigos me clavó la mirada indiscretamente…

-¿Qué?- le dije.
-Disculpe, pero yo estaba sentado ahí. Ese es mi vaso y ese mi periódico.
-Lo siento. Pensé que no había nadie.
-Ustedes siempre piensan con prisas…
-¿Perdón?
-Nada, nada. ¿También soy invisible para usted? Mire, aquí estaban mis cosas, incluso mi paquete de tabaco, ¿no lo había visto acaso? Todo correctamente puesto en la barra.

“Pirado a las tres y media” me dije “¿Qué habré hecho yo en esta vida para que me toquen al lado todos los perturbados de Granada?”

-Siento de veras si le he molestado, caballero.

Le cedí su sitio… El cocinero del garito salió para romper la tensión creada en ese momento:

-Su cañita Tacones, y un pincho de tortilla divino, recién hecho para usted…
-¡Con esta tapa no te haces famoso, Carlos, pero bueno, has acertado!!- le dije dándole un beso.

El perturbado seguía mirándome como si fuera una atracción de feria: de arriba abajo. Escrutándome, sacándome punta, afilando la mirada y repiqueteando unos dedos nerviosos en el servilletero a modo de caja…
Consciente de la situación, incómoda por su persistencia visual, sólo se me ocurrió ofrecerle un poco de mi tapa, por si se había quedado con hambre y porque, al menos, estaría entretenido en otra cosa…

-¿Quiere un poco de tortilla?

El caballero se inclinó hacia mí y pude percibir un olor a canela que hasta entonces había pasado desapercibido…
Me apartó el pelo de la cara, se me acercó al oído, lamió el lóbulo de mi oreja…

-Sí, gracias… Aunque la prefiero a usted.

13 comentarios:

thalatta dijo...

Jo, tacones, tienes un imán, hija... yo debo llevar perfume anti-hombre, o será que no salgo casi de casa.
En fin, suerte con el nuevo ;)

Dr. Strangelove dijo...

Ese Albert promete. Le ha lanzado un dardo envenenado y no sabe a quién. Seguro que la segunda tapa es de jamón pata negra.

Un beso ansioso (de las siguientes entregas) en el otro lóbulo libre.

pilar dijo...

jajajajajaja
qué valor tienes tacones...
Aunque a mí me encantan los hombres con olor a canela.
Además, éste parece que al final no se lo va a hacer nada mal...

Angel y Demonio dijo...

Una vez más ... muy buena historia. Si que me gusta como escribes, tacones! Te estaré leyendo.

LOLITA LOP dijo...

no nos dejes a medias Taconcillos ...¿ como acabo la historia?

thalatta dijo...

tacones, cuando quieras podrías unirte a nosotras en "Mujeres al blog", mándame tu e-mail a talatha"arroba"hotmail.com no hay obligación de nada, solo charlar...

lallamada dijo...

eres la reina!!! algo parecido me paso a mi en una ocasion, pero hija que arte tienes para contarlo.

la sensualidad se te escpa por todas partes... TÚ SI QUE SABES, TACONES.

El Puñalón dijo...

Joder. Tacones. Quiero viajar a Granada a comer tortilla yo tambien....
Besos y ten cuidado con tus chicos...

El Puñalón dijo...

Releyendolo: Que educado el Sr Albert, tratandola de usted...

Como ya no te quedan lobulos de oreja libres...si se me permite dar un beso en la nuca...

Anónimo dijo...

hola me recomendaron el blog y me enamore de ustd, soy melancolia y este es mi blog www.callemelancolia.blog.com.es hay hay unas fotillos mias y si te interesa te dejo mi mail

A pesar de mí dijo...

Vaya lo que me he estado perdiendo!! Un nuevo hombre en tu vida y con un nombre muy interesante, Albert.

Te beso rápida, pero cariñosamente, que me voy a leer la segunda entrega.

Anónimo dijo...

Best regards from NY! » »

Anónimo dijo...

best regards, nice info » »