04 marzo 2007

Aquellos zapatos...

Saqué del fondo del viejo armario del sótano esos tacones que me regaló mi madre hace ya casi mil años.

Tacones con los que yo jugué en mi niñez a ser adulta. Tacones que mi madre paseaba de joven mucho más esbelta que yo. Más altanera aún, más mujer tal vez de lo que yo lo seré nunca.
Ella es mucha mujer. Demasiada mujer.
Me senté, encendí un cigarrillo para recordarla, para recordarme...

En una de las primeras noches de mi juventud, cuando ya despuntaba mi sensualidad adornando con carmín mis pezones y prescindiendo de ropa interior, mi madre se asomó al baño mientras me acicalaba.

-Eres una mujer. Toda una mujer. Como has crecido…

-Venga mamá, no te pongas melosa...

Y se puso delante y me abrazó como cuando era niña, y me plantó un amplio beso en la frente.

Fue entonces cuando supe que mi madre era ya algo más que mi madre, que allí estaba la que sería hasta el día de hoy mi cómplice, mi camarada y mi amiga.

Se perdió en el pasillo de casa.

A su vuelta, ya tenía mis medias de cristal ceñidas a mi pierna, mi falda demasiado corta como para ser decente y unos labios rojos que acompañaban a mi melena negra, suelta, salvaje.

-Toma, estos zapatos son para ti. Estoy segura de que estarás hermosa con ellos... ¿Has quedado con él?
-Gracias- dije sin salir de mi asombro recogiendo unos sublimes zapatos de salón- sí, he quedado con él esta noche.
-Ten cuidado cielo: los hombres no están hechos para mujeres como nosotras. Que no te sorprenda nada de lo que te digan, ni de lo que te pidan, porque probablemente, quieran aún más. Incluso tenerte. Tú no perteneces a nadie cariño, ¿entiendes?

Y después de soltar una carcajada que en ese momento no supe bien como encajar, me dijo:

-Estoy segura de que vas a ser un quebradero de cabeza para las mujeres.

Salió del baño.

Me quedé mirando los zapatos. Eran extraordinarios. Me senté en el water, los alcancé. Primero uno y después el otro… Me puse en pié para mirarme.

Me sentí más mujer que nunca, más segura que nunca. Con esa jodida sensación de saberme dueña del mundo.

Fui hasta la habitación en la que mi madre leía plácidamente.

-Me marcho.

-Pásalo bien cariño.

Cuando ya salía, volví sobre mis pasos. Me acerqué a ella y la besé.

-Gracias mamá.

-De nada… Además, estoy segura de que no van a ser los únicos zapatos que adornen tu vida.

Y llevaba razón: mi vida siempre ha ido irremediablemente unida a unos tacones.



32 comentarios:

Avalon dijo...

Será que de casta le viene al galgo, Tacones.. o será que hay días que marcan el devenir del resto de una vida... sea lo que sea no te bajes de esos zapatos, muchacha, que quedan muchos caminos por pisar... ;-)

Adulter dijo...

Bonita historia, Tacones.

el_irlandés dijo...

Extraordinaria elección. A mí me regalaron unas playeras y estoy a esto de convertirme en forrest gump. Mucho mejor unos tacones.

thalatta dijo...

me has emocionado, estoy por comprarme unos zapatos de tacón y regalárselos a mis hijas... ;)

Besos

Anónimo dijo...

chica... te admiro. yo como mujer que soy , imposible llevar siempre tacon . anda que no se va comoda como avalon :-)

Leonardo de Vincios dijo...

Esos tacones dicen mucho de ti, casi todo.
Es curioso, ahora me percato, como el calzado marca. Todos tenemos un calzado preferido.
Yo nunca fui yo mismo hasta que descubrí las botas camperas con tacón recortado. Cuanto más viejas son más cariño las tengo, por eso he comprado poquisimos pares en mi vida (son indestructibles si las cuidas un poco). Se van poniendo cada vez más oscuras, la piel coge una personalidad definida, tienen un sonido especial cuando caminas. Estas deben tener ya 10 años jajaja.

El Portu dijo...

¡Qué bueno que volviste!

Andy dijo...

Decia don Borges

"No me duele la soledad: bastante esfuerzo es tolerarse a uno mismo y a sus manías. Noto que estoy envejeciendo, un síntoma inequívoco es el hecho de que no me interesan o sorprenden las novedades, acaso porque advierto que nada esencialmente nuevo hay en ellas y que no pasan de ser tímidas variaciones"

tu madre rompió con todas esas ideas... Y mirá que es jodido contradecir al gran Georgie...

Me encanta el blog.

A.-

MALEFICABOVARI dijo...

Qué madre mas grande, daría lo que fuera por tener una así... la mía es muy buena, pero no da para tanto, quizás le pese la educación que le dieron en su día, convencional, y que traspasó a sus hijos con poco éxito, porque aquí cada uno le salió de aquella manera... Preciosa historia, ya sabía tu madre que lo que había parido llevaría su sello, pero un sello tan fiel a su persona... eso ya fué su regalo particular.
Espero sigas calzando tacones el resto de tu vida y rompiendo calles y corazones con tu personalidad plagada de matices curiosos y coloreados.
Un beso fuerte, tacones, se te echaba de menos¡
Male

MALEFICABOVARI dijo...

Una charla tu y yo, tacones? Necesitaríamos días y marlboros y copazos para tremendo encuentro, que sería tremendo, ya lo adivino. Gracias por venir a verme, siempre me gustan las tías con dos cjones que sabe transcribir la realidad en forma de blog o lo que les dé la gana, pero vomitándola por los cuatro costados. Arriba mi tacones, beso fuerte, queda pdte cita, seguro aprendería mucho de ud, no lo dudo.
bss
Male

vaderetrocordero dijo...

Es curioso, la reacción de mi madre cuando me puse tacones por primera vez fue diametralmente opuesta

Fearfrost dijo...

Es difícil encontrar la complicidad y la comprensión en adulto cuando nosotros empezamos a ser adolescentes. Tuviste suerte Tacones.

El_Pacho dijo...

Con un aspecto tan llamativo y unos tacones, es normal que el acompañante de esa noche intentase llegar a algo.
Aunque la conversación seguro que también fue buena...

Turulato dijo...

¿Por qué te percibo siempre tan vulnerable...?

unamamyblogosferica dijo...

Me encanta ver a mi hija con tacones !cómo los maneja! ya que yo pudiera, pero no lo descarto. Los primeros zapatos que me compre serán tacones. Me ha gustado tu historia, de verdad de la buena.

Un Saludo

Hermes dijo...

Carmin en los pezones y sin topa interior... ummmm suena bien.

Besos morbosos

pcbcarp dijo...

Hay un tipo de mujer que es así, porque sí. Las demás mujeres la odian y la práctica totalidad de los hombres la temen. Son las mejores. Encontrar dos seguidas ya es la pera. Gracias por volver, Tacones.

AnaCCapote dijo...

que bonita historia, yo tambien guardo cosas de mi pubertad, y en realdiad de cada época que pasa por mi vida, me da rabia lo rpaido que pas el tiempom pero... hay queaceptarlo.

Mon dijo...

Buena historia. Me gusta.
Un saludo.

oktomanota dijo...

"Dime qué calzas y te diré cómo te comportarás en la cama"
y
si tienes problema de pies y tienes que ponerte los mismo para que no te haga daños entonces que?jajaj
alli te dao

e-catarsis dijo...

Tacones , me gusta tu manera de escribir, y esta historia especialmente

Un beso con plantillas antidolores

:))

Actor Secundario Bob dijo...

Me hablaron muy bien de tí pero nunca me atreví a entrar, lo he hecho y me ha gustado. Saludos

MALEFICABOVARI dijo...

Pero tacones, tía, qué es de tu vida??? Seguro subida en unos tacones dando por saco al personal, y regalando miradas de descaro e indiferencia, bueno, espero estés perfecta, y te escribas algo en cualquier momento, yo espero... sin desesperar, porque tu lo vales, chica¡

Dr. Strangelove dijo...

Y yo que pensaba que te habías marchado al extranjero. Con cierto retraso me paso por aquí para rendirme de nuevo, ahora sumiso y admirador, de tus tacones.

Besos múltiples

Catira dijo...

Que linda esa complicidad con tu madre. La seguridad de una mujer, aterra al hombre más valiente.
Besos

Actor Secundario Bob dijo...

Hola Malditos Tacones!! Te acabo de encontrar gracias al Doctor Strangelove... había oido hablar de tí pero nunca entré a leerte!

Me acuerdo que cuando concursé en el de Jack El Destripablogs fuiste publicado en en el mismo post que el mío. Soy Inadaptado Social, ahora he creado un blog nuevo de críticas, se llama Actor Secundario Bob.

El detective amaestrado dijo...

Los tacones aquí sirvieron para destacar sobre los demás. Y esos tacones son tus palabras...

LOLITA LOP dijo...

mira Tacones , yo no tengo niñas , pero me encantaría una escena así con ellas ...

A mi hijo ya le suelo decir que disfrute de la vida y no se enganche a las primeras de cambio ... aún es muy niño y me mira con cara de " que cosas dice esta mujer " ... pero cada vez lo tengo más claro...

un beso

Turulato dijo...

Ahora ya lo se. Sin proponértelo, me has hecho una indicación.
Eddi Vansi, otro que escribe bien, otro que usa la cabeza. Muy jodido.

Turulato dijo...

¿por qué siempre está usted en el blanco y yo en el negro?).
¿Y quién puede responder?. Tampoco es que esté muy de acuerdo...

Mr. TAS dijo...

¿hasta qué punto un calzado condiciona una persona?
¿es persona limitada la que está sujeta a vestuarios?

en cualquier caso, bonito post!

un saludo.

Brisuón Çafrén dijo...

Quien fuera bizco para verte dos veces